sábado, 18 de octubre de 2008

GOZON, VICTIMA DE LA EXPANSIÓN DE AVILES


(Extraido del libro "Cosas de Luanco" de Jose Manuel Gonzales "Helios" -1972-)



Las tierras de Gauzon, carecian de importancia en la conocida por baja Edad Media. Si el Monarca Alfonso III EL Magno no se hubiese prendado de la incomparable campiña de la peninsula gozoniega y erigiese allí su castillo de Gauzón para su solaz y recreo, estas fértiles tierras quedarían en el anonimato escondidas entre las vaguadas de los montes "Celones" y jamás llegarían a tener la preponderancia indiscutiblemente alcanzada que ha quedado prendida en las páginas de la historia astur.

Desde el reinado de Doña Urraca, hermana de Alfonso VI, "reinante en Oviedo" y "reinante en Gauzon", estas tierrras adquieren su mayor importancia para entrar en decadencia amedida que se van sucediendo los reinados en tierras de Castilla.

Con Doña Urraca la mayoría de las tierras de Gauzon pasaron a su poder adosadas a las pertenencias del castillo de Gauzon, y de todo ello nació un patrimonio al que le fueron agregando los dominios que los reyes tenían en los diversos concejos de Asturias, bajo la intitulación de Gauzon, nomenclatura derivada del Castillo.

Posible es que algunas de las personas lean con extrañeza que pudiera estar Asturias dividida para su gobierno, al mencionar "Reina de Oviedo" y "Reina de Gauzon", pero la historia asi lo dicta y nos ilustra de que nada tenía que ver el "gobierno de Asturias" con el "gobierno de Gauzon", por ser estas tierras y su Castillo propiedad exclusiva de los reyes que irian heredando a traves de sus sucesivos reinados.

El último señorío que gobernó estas tierras desde el castillo de Gauzón fue Don Rodrigo Alvarez de las Asturias, hombre prominente y de gran influencia ante Alfonso XI, padre adoptivo del primogénito de los hijos bastardos de tal rey, Enrique de Trastamara, quien siendo aún joven, heredaria de Don Rodrigo, los títulos de Conde de Gijon, Noreña, y Trastamara y una vez fallecido su tutor, el Castillo de Gauzon que había pasado a manos de la orden de Santiago por disposición testamentaria de Don Rodrigo y que la mencionada orden tuvo que devolver por mandato del rey Alfonso XI, por ser su hijo el heredero universal de Don Rodrigo.

Muchas sonsrisas sentenciosas ha promovido la intitulación de la "península gozoniega", pero, en realidad, esa frase, está derivada en sus antiguos límites que morían en la ría de Avilés (llamada de antiguo rio Neva) y seguian divididos por el río Solis hasta llegar a San Saturnino (llamado despues Zanzabornín y en la acualidad conocido por San Zabornín), para seguir al encuentro de Santa Maria de Entromerio (hoy Antromero) cerca de Candas (sin acento en la última a).

Segun asimilamos la traducción de los antiguos documentos existente en la Catedral de Oviedo, las tierras de Gauzón, aún teniendo sus límites en la ría de Aviles, las aguas eran de su pertenencia, cosa que de antiguo así se iba está patentizado en un documento del año 1045, donde los reyes Fernando y Sancha conceden al monasterio de San Vicente Levita, al amparo de San Salvador "las iglesias de San Juan (San Juan de Nieva) y Santa Colomba, junto a la boca del mar y junto al riachuelo Neva y junto al Castillo de Gauzon, etc, etc. , y también los molinos y la pesca tanto en la boca del mar como por el río arriba, o cuanto pertenezca a la citada iglesia".

No es menester ser una lumbrera, para darse perfecta cuenta de que así tenía que ser puesto que donde hoy está el puerto de San Juan, estaba exento de tierra alguna y bordeando la carretera de Aviles hasta San Martín de Laspra, todo eran dunas de arena asequible al mar, por lo mismo, las únicas tierras que amparaban el mar, la única orilla existente en la marisma, no era otra que la que formaba las tierras de Gauzon.

La decadencia de las tierras de Gauzon nace a partir del 9 de Julio de 1373 al denominarse estas tierras como Alfoz de Aviles, y que los moradores de Gauzon se rigiesen y juzgasen por los Fueros de Aviles y acudiesen a sus llamamientos.

Aviles, que en el año 905 sólo era el feudo de los Alas, exento por razones de su rango, no contaba aún en la historia de los pueblos astures. Por razones desconocidas se vio de la noche a la mañana favorecida por unos fueros otorgados por Alfonso VI, y confirmados por los monarcas Alfonso VII, Alfonso X y Fernando IV en sus respectivos reinados.

Al nombrar las tierras de Gozon, Carreño, Corvera y Castrillon como Alfoces dependientes de Aviles, su importancia se vió favorecida para emprender su resurgimiento amparada en los fueros concedidos y a partir del siglo XII surgiría Avilés con ansias de crearse un concejo que como es natural no tenía.

Con la centralización de la Jurisdicción Judicial en la villa, con su política de ansioso resurgimiento y con los servicios de sus magnates prestados a los monarcas castellanos, fue extendiendo sus téntaculos hacia la tierra de sus Alfoces, anexionando tierras de Gozon, Corvera, Castrillon e Illas, hasta lograr el concejo deseado.

Canalizando el río Tuluergo se adentran en las tierras de Pravia de Aquende y hace suyo el nucleo de población de Sabugo unido al feudo de los Alas por el puente de madera llamado de las Aceñas. Con el puente de los Pilares une las tierras de Gozon al mismo y extiende despues el límite hasta la carretera del camino que bordea la ría y pasaba por el pueblo de Neva para adentrarse en las tierras de Gozon hasta morir en el Cabo Peñas. Lo mismo hace con el Alfoz de Castrillon, pero este le para sus codiciosos impulsos en Raices; al igual que Corvera e Illas hacen lo propio.

Quien pagó "los platos rotos", fue el concejo de Gozon, que vió sus límites menguaos por anexionarse Aviles sus tierras de San Pedro de Navarro y otras de Laviana y San Juan de Nieva, cuya feligresía paso a la orilla contaria manteniendo la iglesia la misma advocación de San Juan Bautista, pero sin lograr que prevaleciera el nombre de Aviles en dicho puerto, ya que las generaciones que se suceden siguen llamándolo puerto de San Juan, cual si asi quisieran hermanar dichas tierras ganadas al mar, con el histórico lugar del concejo de Gozon que siempre ha llevado ese nombre...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Aviles sigue hoy robando a los concejos vecinos y presumiendo de lo que no tiene.Vive encerrada en unoslimites territoriale muy pequeños y necesita ocupar lo de los demas.Asi,llaman al faro de S.Juan de Nieva faro de Aviles cuando es deGozon,la depura dora de Aviles,tambien esta en Gozon,Aceralia Aviles esta en su mayoria en Corvera,Carreño y parte en Gozon ya que e Aviles solo esta bateras.Para deshaogar el trafico de su ria haciendo una ronda,pero eso si,por Castrillon.Todo eso por no decir que consideran como suyos lugares como la playa de Salinas o el Gofoli,por ejemplo.De ilusiones vivia el tonto de los cojones.Un Gozoniego Hasta los guevos!!!

Ruben dijo...

Enhorabuena por su blog de parte de un curioso historiadorcillo avilesino arrendado en tierras madrileñas.
Sobre el presente artículo, me asalta una duda a propósito de una afirmación suya: la referente al año 905 y la denopminación de Avilés, en tales fechas, como un simple feudo de la familia de los Alas. Me gustaría saber si hay alguna fuente novedosa que hable de la preeminencia de la familia Alas en la Villa en ese año o alrededor del mismo, dado que, como bien se sabe, la primera mención está en esa donación del siglo X. La referencia que se me ocurre está en esa leyenda que atribuye a Martín de las Alas, sitiado por los sarracenos en el castillo de Gauzón, el origen de la citada familia al ser ayudado por los ángeles en la batalla.

Reciba cordial saludo.

Anónimo dijo...

Cuanto paleto resentido. Lo que hay que oir, Avilés llegaba desde Soto del Barco a Xixón y resulta que es Avilés la que roba territorios. Hay que ser ignorantes.